Barcos Caribe. El Arte de la Manipulación Social.

Por Pepe Sánchez. Guerrero de luz.

Cuentan que el célebre autor de Los tres mosqueteros, Alejandro Dumas, tras publicar el libro titulado “El vacío doloroso”, fue visitado por un amigo que le dijo:
– Es un título sin sentido. El vacío no puede ser doloroso.
-¿Que no? ¡Cómo se ve que nunca os ha dolido la cabeza, amigo mío!

BARCOS CARIBE…EL ARTE DE LA MANIPULACION SOCIAL

Nadie en su sano juicio -y con sentido común- se atreverá a negar que la operación de la naviera Caribe, cuya razón social es Impulsora Marítima de Quintana Roo y del Caribe SA. de CV., significó un alivio económico para los maltrechos bolsillos de la población que se ve obligada a viajar con frecuencia fuera de la isla, o de los turistas de mediano a bajo poder adquisitivo. La empresa llenó una insatisfacción social, con un servicio de transporte marítimo a bajo costo, cuyas tarifas están fuera de regulación desde hace varios años.

Ahora bien ¿Esto significa que debemos “beatificar” a una naviera que nació bajo la sospecha de turbiedades financieras? ¿Qué empresa se funda con recursos públicos, pero sus ingresos van a parar a su Consejo de administración?

Guardando toda proporción, este embrollo, me hace recordar como los pobladores de algunas comunidades del Noreste de México salen a protestar y a defender a algún capo de la narcodelincuencia por los “favores” sociales que este ha realizado en favor del pueblo.

Es claro que la fuente de empleos que creó está al margen de estas malas prácticas, son gente honrada y trabajadora, que es ajena a esta viciada empresa de origen y que está convencida de que son objeto de una grave injusticia.

Más aún, el posicionamiento social de Barcos Caribe, obedece a una bien planeada estrategia desde el gobierno estatal del ex mandatario quintanarroense Roberto Borge y su cartel de ejecutivos, que incluye a familiares y a allegados.

En el otro extremo de los servicios de transportación marítima en la ruta federal Playa del Carmen-Cozumel, están las otras dos navieras que con argumentos de encarecimiento de combustible y refacciones subieron sus tarifas de manera poco sensible hacía la población. En este punto es incuestionable que el factor de la tercera naviera vino a favorecer al usuario.

Se ha preguntado usted amable ciberlector ¿Cómo es que Barcos Caribe ofreció desde su inicio de operaciones tarifas mucho más bajas que sus otros dos competidores? En la respuesta está el punto fino de esta historia:

Los impuestos -que no son bajos, por cierto- que cobra la APIQROO, por derecho de atraque y algunos otros, que finalmente se reflejan en el costo del boleto, para el caso de la naviera hoy en el centro de la tormenta; no se cobraron durante la gestión de Borge, por razones obvias.

Como se sabe, las autoridades federales tienen abierta una investigación sobre la cuarta embarcación de los Barcos Caribe -que se encuentra en Australia- debido a que los representantes legales de la empresa no han podido comprobar el origen del capital con el que se adquirió esta embarcación, lo que estaría configurando el delito de presunto lavado de dinero.

Para decirlo en pocas palabras, la intención de esta empresa inaugurada el 16 de febrero de 2015, era aprovechar el clamor ciudadano de una baja de tarifas, para -vía subsidio gubernamental- entrar al mercado con tarifas imposibles para una empresa privada, y generar empatía social, para a la larga quedarse con la mayor tajada del pastel que representan los usuarios.

El problema, es que al perder el PRI en Quintana Roo, se cayó el negocio, ya que se diluyó la posibilidad de seguirle inyectando beneficios desde el gobierno. El camino a partir de entonces, es crear en el sentimiento colectivo de que Barcos Caribe es víctima de revanchismo politico.

Además de los líos legales que enfrenta la naviera, sostener sus operaciones a bajo costo sin el respaldo gubernamental del sexenio anterior, hace inviable financieramente su permanencia, de ahí que lo sucedido el pasado 20 de febrero, con la explosión que se ha pretendido promover en redes sociales como sabotaje…tenga en realidad un origen muy distinto.

A manera de referencia, le platico que en febrero de 2015, siendo quien esto escribe, responsable de noticias de un canal local de TV por cable, me correspondía recibir toda la publicidad oficial del gobierno estatal para transmitirla en los programas informativos; cuando se inaugura la naviera, la Unidad del Vocero, giró instrucciones para suprimir toda la propaganda oficial y reemplazarla por el intenso bombardeo de los spots de Barcos Caribe ¡Una supuesta empresa privada promoviéndose en los espacios destinados a la publicidad gubernamental!

La ceremonia inaugural de la empresa hoy en vilo,realizada en febrero de 2015 en el Muelle de San Miguel, estuvo atestiguada por -además de Roberto Borge Angulo y su padre- Ercé Barrón Barrera, Lorenzo Ortegón Pacheco, y el representante legal de Impulsora Marítima de Quintana Roo y el Caribe, Franco González Padrón, tío de Félix González y padre del ex presidente municipal Juan Carlos González Hernández.

Hoy, en su columna editorial de Reforma, Jesús Silva-Herzog Marquez hace una cruda definición de la corrupción: “Estamos ante lo podrido. La carne se descompone. La corrupción es una promiscua revoltura de lo público y lo privado; de la ambición y del deber”.

¿SE EXTINGUE EL CONTROL DE LOS MEDIOS TRADICIONALES?

Cada vez estoy más convencido que las posturas doble cara, la hipocrecía, la contradicción entre el discurso y los hechos, y lo que tradicionalmente se entiende por lo politicamente correcto, fueron comportamientos de la élite dominante que durante muchos años impidieron que Cozumel transitara hacía una verdadera democracia.

Por fortuna, emerge una nueva conciencia ciudadana, más informada, menos manipulable, que ya no se intoxica mentalmente con los contenidos -muchas veces mal intencionados- que surgen desde algunos medios tradicionales de comunicación.

Pepe Sánchez. Guerrero de luz. Cozumel Quintana Roo a 26 de febrero de 2018.

Contenido original: Pepe Sanchez

*El contenido total de esta columna es propiedad de Pepe Sánchez. Guerrero de luz. ¡Tinta caribeña Ideas que dejan huella! LA única finalidad de reproducirlo en este portal es difundir su contenido sin ningún interés comercial. Todos los créditos son propiedad del autor.