Cozumel Safe Community, un gran reto ante los ojos del mundo.

La noche de ayer los Cozumeleños no recibimos un distintivo que se dé a las ciudades sin crímenes o delitos ya que estas no existen. Recibimos un distintivo que reconoce la implementación de un modelo de intervención comunitario que antepone la prevención: que hace frente a los malestares sociales desde la pronta atención de sus causas y no sólo con medidas paliativas de sus síntomas.

Uno a uno, los oradores pasaron a exponer diversas temáticas y perspectivas de lo que es una sociedad preocupada por el bienestar de sus habitantes, el trabajo que se realiza en torno a ese bienestar y como la implementación sistemática y constante de ese trabajo nos vuelve una comunidad responsable, ese bien vivir es a lo que llamamos bienestar social.

Empresas locales apoyando a valores deportivos de la Isla.

 

Pese a las posturas devastadoras de la prensa en la isla (esto debido a que la actual administración municipal no tiene convenio de pago alguno con medios de comunicación), Cozumel hoy por hoy es un lugar más que digno para cualquier persona que la habite, así como para sus visitantes. Es una tierra que te acepta con los brazos abiertos y te arropa si tienes la voluntad de trabajar y formar parte de la comunidad. Es una realidad a la que solo le basta cruzar al continente para que las cosas cambien dramáticamente, incluidos los altos niveles de inseguridad, la violencia, el crimen y el desarraigo social.

La única forma de obtener el distintivo Safe Community es con esfuerzo y tras demostrar la capacidad técnica para desarrollar programas sociales que atiendan poblaciones o aspectos vulnerables de la sociedad. No es un distintivo que se consiga pagando ya que para recibirlo se debe aprobar la certificación internacional (en el caso de Cozumel la realizó la Dra. María Isabel Gutiérrez de Cali Colombia, reconocida como una de las 100 personas más influyentes en el mundo en materia de prevención) que avala el uso de una metodología de estándares internacionales. Diversas publicaciones se dedicaron exclusivamente a hacer alusión al contrato con el organismo certificador.La certificación implica un trabajo de acompañamiento y seguimiento, seria ilógico pensar que ese trabajo tutelar no genera algún costo derivado de las acciones necesarias para calificar de forma efectiva cada programa.

Perla Cecilia Tun Pech

De los 31 programas que sustentan la certificación de Cozumel, 28 los presentó el gobierno municipal y no todos son recientes. Algunos, como el de la tortuga marina o de seguridad alimentaria, se han implementado por años y son tan valiosos que sería una irresponsabilidad no darles seguimiento. De la misma manera seria irresponsable no generar indicadores que sirvan para que futuras administraciones sepan como se realiza un trabajo de calidad internacional, esto en cada uno de los programas.

El distintivo Safe Community es un galardón para la comunidad, no para el gobierno. Este dura cinco años y después de este período se debe someter a un proceso de re-certificación si así se desea. Para lo que ayuda es para “institucionalizar” los programas que son benéficos para la sociedad. Los programas no son exclusivos del gobierno, pueden ser también de asociaciones civiles u otros organismos.

Años atrás se recibían “premios” a los alcaldes o gobiernos en turno para convencernos que que las cosas iban bien, también eso ya cambió. La noche de ayer isla Cozumel se comprometió con su propia gente, y con observadores internacionales. Definió el camino que se seguirá durante los próximos años y entrego a su comunidad, a su pueblo, una certificación de reconocimiento mundial.